Responsabilidad Civil en las Sociedades Fiduciarias Parte I

Responsabilidad Civil en las Sociedades Fiduciarias Parte I

Recientemente hemos observado como la jurisprudencia a nivel de Corte Suprema de Justicia, Tribunales de Arbitramento, Tribunales Superiores y Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la SFC han venido avanzando en establecer unos parámetros de responsabilidad de las sociedades fiduciarias, particularmente esta última instancia ha venido emitiendo una serie de fallos de total interés de la comunidad académica y profesional.

En este espacio comenzaremos haciendo un análisis de cómo la Superintendencia Financiera (SFC) ha desempeñado un papel importante en la resolución de las controversias entre los consumidores financieros y las entidades vigiladas, particularmente a través de la acción de Protección al Consumidor Financiero establecida por la Ley 1480 de 2011, mecanismo jurisdiccional que ha sido instrumental para dilucidar las disputas derivadas de las obligaciones contractuales en la industria fiduciaria.

Antecedentes y Evolución

El primer litigio en el que la Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la SFC resolvió una controversia con una sociedad fiduciaria se remonta al 2013, año en el cual se resolvieron 4 casos, destacándose los conflictos relacionados con la declaratoria o reconocimiento  de los presupuestos de ineficacia consagrados en el artículo 133 de la Ley 446 de 1998, respecto a las decisiones tomadas en asamblea de socios, asunto dentro del cual la Delegatura decidió negar las pretensiones de la demanda, atendiendo a que no encontró acreditados dichos presupuestos. Así mismo, en uno de los casos se abordó el conflicto planteado por un consumidor financiero, quien pretendía que se declara responsable a la fiduciaria en su calidad de administradora de un fondo de pensiones voluntarias por el incumplimiento de la obligación contractual de acceder a la solicitud de retiro de los rendimientos de los aportes efectuados, petición que fue negada por la Delegatura, argumentado  que la pretensión del demandante de retirar exclusivamente el monto correspondiente a los rendimientos de sus aportes no era contractualmente viable, pues la cláusula del contrato suscrito con el consumidor financiero, que permitía dicha operación, se debía interpretar a la luz de las instrucciones que habían sido impartidas para su manejo.

En 2014, se profirió el primer fallo en contra de una sociedad fiduciaria, el cual tuvo como objeto de análisis un encargo fiduciario de inversión de una cartera colectiva abierta con pacto de permanencia y por compartimentos –, en el cual, se planteó como objeto de controversia la declaración del incumplimiento del contrato de encargo fiduciario, con motivo de que la sociedad fiduciaria informó de manera equivocada a la demandante sobre las condiciones de renovación del producto.

Posteriormente a estos fallos, se han proferido a la fecha por parte de la SFC 127 pronunciamientos, sobre los cuales estaremos presentando el respectivo análisis en el presente blog.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *