Responsabilidad Financiera por Deber de Información

Responsabilidad Financiera por Deber de Información

La Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia Financiera de Colombia se pronunció sobre la responsabilidad de las entidades financieras en lo referente al deber de información que le asiste al momento de otorgar productos crediticios, puntualmente en informar de manera clara, completa y sencilla, el monto a desembolsar, las comisiones y costos asociados al producto.

En efecto, en el caso que nos convoca, una consumidora financiera interpuso Acción de Protección al Consumidor Financiero en contra de una entidad financiera, indicando en los hechos de su demanda haber solicitado un crédito, teniendo que, de manera posterior al desembolso del mismo, el Banco inició el cobro de una suma de dinero sustancialmente superior monto que le había sido desembolsado, por lo cual solicitó se respetaran las condiciones inicialmente pactadas en el contrato originalmente suscrito.

La Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia Financiera de Colombia hizo referencia al régimen de responsabilidad atribuible a las entidades bancarias en los contratos crediticios, relación contractual caracterizada por atribuirle a las partes un deber bilateral consistentes por un lado, en el deber de la entidad financiera de desembolsar una suma de dinero en el tiempo, modo y lugar pactados, y por el otro, el deber del consumidor financiero de pagar las cuotas estipuladas por concepto de capital, intereses y seguros propios del productos financieros, de acuerdo con la información propia del producto que, en una etapa precontractual, debió dar la entidad financiera.

Al respecto, puntualizó la Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia Financiera de Colombia que los consumidores tienen derecho a recibir los productos en las condiciones informadas y la correlativa obligación para las entidades financieras de entregarlos en las condiciones inicialmente pactadas, citando para ello el literal a) del artículo 5 de la ley 1328 de 2009, como marco normativo del Banco en lo que tiene que ver con su deber de informar acertadamente los “términos y condiciones del producto o servicio, los derechos y obligaciones y las tasas de interés, precios o tarifas y la forma para determinarlas”, a fin de generar en el consumidor la posibilidad de adquirir el producto de una manera informada para permitirle evaluar las otras posibles opciones del mercado en virtud del principio de la libre escogencia.

Así, la Delegatura entendió que en este caso en concreto regían obligaciones para ambos extremos de la relación contractual, encontrando que el Banco accionado cumplió desde la etapa precontractual con su deber de informar la amortización de un crédito solicitado por valor de $25.000.000, pues para ello le entregó a la cliente una tabla de amortización en donde se evidenciaban los valores que debía pagar por concepto de capital e intereses sobre el monto referido en los próximos 36 meses.

En adición, se encontró que el Banco cumplió con su deber de expedir mensualmente los extractos bancarios donde se evidenciaba que en efecto, el crédito se había desembolsado por el valor señalado y no como la demandante lo indicaba en su demanda, esto es por un valor de $5.000.000, teniendo que además se aportó al expediente, el formato de aceptación del crédito en el que constaba que la consumidora había suscrito el documento en señal de aceptación, las condiciones de un producto crediticio por valor de $25.000.000.

Procediéndose así por parte de la Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia Financiera a negar las pretensiones de la demanda, por haberse encontrado acreditado que la entidad financiera dio cumplimiento al deber de información respecto de las condiciones de la obligación crediticia.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *