Responsabilidad Bancaria por Operaciones Desconocidas por el Consumidor

Responsabilidad Bancaria por Operaciones Desconocidas por el Consumidor

La Superintendencia Financiera de Colombia se pronunció sobre la responsabilidad de las entidades financieras en la realización de operaciones bancarias desconocidas por el titular del producto financiero.

En el presente caso el consumidor financiero interpuso Acción de Protección al Consumidor Financiero en contra de una entidad bancaria, indicando en la demanda que, el Banco demandado era responsable del reintegro de las sumas correspondientes a las compras virtuales efectuadas con cargo a su tarjeta de crédito, las cuales alegó no haber realizado o autorizado.

La Delegatura de Asuntos Jurisdiccionales de la Superintendencia Financiera de Colombia, hizo referencia al régimen de responsabilidad atribuible a las entidades bancarias, precisando que, este régimen ostenta una calidad de especial y contractual, irradiado por la Constitución Política, al ser catalogada la actividad financiera como de interés público, que reporta beneficios para las entidades vigiladas, por lo que a estas le es exigible de manera rigorosa el cumplimiento de las obligaciones a su cargo y particularmente las de seguridad frente al usuario financiero.

A su vez, resaltó que la diligencia exigida a las entidades financieras no conlleva a que al consumidor financiero le sea permitido incumplir, descuidar, desatender o desconocer las obligaciones que le asisten, más aún cuando se encuentra en juego su propio patrimonio. Así pues, explicó que en atención al artículo 6° de la ley 1328 de 2019, se prevé como buena práctica del consumidor financiero, el observar las instrucciones y recomendaciones que imparta la entidad vigilada sobre el manejo de productos financieros.

En relación con la responsabilidad que pueden tener las entidades financieras frente a las pérdidas económicas que los usuarios reporten, citó pronunciamientos emitidos por la H. Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia, específicamente la Sentencia SC18614-2016 del 19 de diciembre de 2016, radicación: 05001- 31-03-001-2008-00312-01 del Magistrado Ponente Ariel Salazar, que corresponde a la sentencia ícono con la que comenzó a imponerse el tema de responsabilidad profesional,  la cual da cuenta que el deber de protección y de seguridad no solo le es atribuible a las entidades financieras, pues el consumidor asume, por igual, el compromiso de sujetar su conducta a los mínimos de seguridad que le dejen a salvo de cualquier ilícito, tanto a él como a la entidad.

De igual manera, explicó que el medio defensivo que tienen los Bancos para exonerarse de responsabilidad es alegando la culpa exclusiva de la víctima, cuando para ello se demuestra que por culpa del titular o de sus dependientes se permitió el retiro o transferencia de sus recursos a manos de terceros ajenos a la relación contractual.

De acuerdo con la defensa del Banco demandado, la Delegatura encontró acreditado que dos de las operaciones reclamadas por la activa, fueron reconocidas por esta a través del chat habilitado por la entidad financiera. En cuanto a las operaciones restantes, la entidad financiera demostró que las mismas obedecían a compras virtuales realizadas ante comercios, en los que de manera previa se había efectuado el registro de la tarjeta de crédito y para lo cual, se requirió contar con información de exclusivo conocimiento y custodia de la parte actora, como lo es, número de Tarjeta de Crédito, fecha de expiración, CVV y una clave dinámica o código de verificación.

Con base en lo demostrado por la entidad accionada, se declararon probadas las excepciones denominadas del Banco y se exoneró de responsabilidad a la entidad.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *